Salutips

CREANDO HÁBITOS DE SALUD

grasas trans

Existen dos fuentes generadoras principales de grasas trans: natural e industrial. 

En la primera, las grasas trans provienen de  animales tales como vacas, ovejas y cabra. Cuando estos animales comen los granos, hojas, tallos, raíces etc. Estos alimentos (sus contenidos) se acaban transformando en ácidos grasos tans (AGT). Los AGT resultantes son absorbidos por el sistema gastrointestinal e incorporados a los músculos y a la leche producida por estos animales, por ello, podemos encontrarlos en pequeñas cantidades en la carne, leche y derivados y consecuentemente es imposible eliminarlos completamente de una dieta balanceada. 

La segunda fuente generadora de ácidos grasos trans es el proceso industrial de hidrogenación de aceites vegetales. Durante este proceso de presión y temperatura se adiciona gas hidrógeno al aceite en presencia de un metal catalizador (níquel) y es así como se generan (a través de un proceso de hidrogenación) estas grasas trans industriales

La evidencia actual demuestra que el consumo de AGT parcialmente hidrogenados es un factor de riesgo relacionado con enfermedades cardiovasculares y se asocia incluso con el desarrollo de ateroesclerosis. Además parece haber una asociación entre las grasas trans industriales y el cáncer, en concreto el de mama y de próstata. 

 
Las grasas trans y su efecto sobre la salud

Las grasas industriales son perjudiciales para nuestra salud.